Por María Luisa Gomez
Aun que los reportes sobre migración de mexicanos a Estados Unidos hablan de una disminución de esta por diversas razones como la inseguridad en la frontera, la mayor vigilancia por parte de las autoridades norteamericanas y hasta por la disminución del crecimiento de la población dentro de México; la caída del envío de divisas por parte de los mexicanos que laboran en ese país hacia el nuestro durante el mes de julio, indican claramente que esta se debe el creciente desempleo dentro de los Estados Unidos. En julio, la llegada de divisas disminuyo en un 11.6%, lo cual quiere decir que llegaron al país 1,895 millones de dólares solamente, cuando se esperaba un mínimo de 2,200 millones. Esta caída en las divisas es la mayor desde abril de 2010 cuando cayeron un 14%.
Esta situación se explica por el hecho de que en el país del norte la tasa de desempleo tiene ya 42 meses — casi 4 años—por encima del 8%.
En el mes de julio se reportó una tasa general de 8.35%. Por el lado de los “latinos” — como se define a los mexicanos y a otros emigrantes de América Latina– , la tasa de desempleo subió de 8.9% en mayo a 7.7% en junio. Esto quiere decir, según cifras oficiales, que existen al menos 12.8 millones de personas sin empleo en ese país y la cifra aumenta semana con semana , puesto que el número de solicitudes de ayuda por desempleo crece entre 8 y 15 mil cara semana, siendo la ultima reportada de 382 mil en total para la primera semana de septiembre.
Según los reportes los mexicanos se emplean principalmente en la industria de la construcción, en la hotelería y restaurantes, en el comercio y mucho menos en la industria manufacturera. Desafortunadamente la industria de la construcción ha caído en más de un 22%.