Carlos Slim se asocia al empresario Antonio del Valle, dueño de la petroquímica Mexichem, para lanzarse al negocio del cemento aprovechado la caída y del otrora gigante cemento regiomontano Cemex.

Slim y Del Valle crearon la empresa Elementia, que producirá el “Cemento Fortaleza”,  para iniciar su ofensiva en el mercado nacional en busca del 49% que Cemex ocupa de este.  Cemex, como es sabido, enfrenta una deuda más de 17 mil millones de dólares que reduce constantemente sus utilidades y  le obliga a vender partes de su negocio en diversas partes del mundo y no ha podido hacer que sus ventas repunten. De hecho, en el pasado trimestre, Cemex presento perdidas de 203 millones de dólares, pese a que los analistas del mercado esperaban perdidas mas moderadas , en el rango de los 16 millones de dólares.

Cemex, sin embargo, sigue dominando el mercado nacional y controla una buena parte del mercado mundial puesto que produce, o producía a principios de este año, 95 millones de toneladas de cemento anuales. La empresa Elementia atacara el mercado nacional con una producción de solo un millón de toneladas anuales, pero seguramente seguirá la trayectoria de Mexichem, una empresa con solo 12 años de existencia,  pero que ha podido crecer y pasar a dominar el mercado de varios productos de la industria petroquímica.

En contraste, Cemex depende para su recuperaron de la reactivación de la economía norteamericana y europea,  en donde tiene la mayor parte de sus ventas  operaciones. Como esa recuperación no llega, Cemex se sostiene a flote vendiendo activos y tratando de aumentar sus ventas en el mercado nacional. Sin embargo, el precio del cemento que la empresa impone al país es el mismo del mercado internacional que antes penetraba y eso convierte al cemento de Cemex en un producto muy caro, el “cemento mas caro del mundo”,  a los ojos del consumidor nacional.    En este momento, Cemex, decíamos, domina un 49 del mercado nacional, seguido por Apasco con un 21%, Cruz Azul, con un 16 y Moctezuma con un 10%, de ese mercado.

La intención evidente de Elementia es llegar a ocupar alguno de esos lugares en el corto plazo y después aprovechar la debilidad de Cemex para avanzar mas disputando la posible clientela dentro del país. La nueva cementera es propiedad de Antonio del Valle Ruiz, quien encabeza al gigante petroquímico Mexichem, y de Carlos Slim Helú, dueño de América Móvil, Telmex, Inbursa, Grupo Carso, Minera Frisco, Ideal, Inmuebles Carso, entre otras. Con un nivel de ingresos anuales de 1,200 millones de dólares,Elementia tiene marcas líderes en los mercados en que participa como Mexalit, Eureka, Eternit, Nacobre, Almexa y Maxitile. Exporta a varios países y tiene 24 plantas productoras en Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y México.
Elementia será la nueva joya de Grupo Kaluz, que surgió hace 12 años y tiene como subsidiarias a Mexichem, Kaluz , Ve por Más, Mexvi y Fundación Kaluz.
La nueva cementera tratará de replicar el exitoso modelo de negocio de su hermana Mexichem, cuya agresiva política de crecimiento a través de adquisiciones le ha llevado a reducir la cantidad de competidores y ser dominante en el mercado petroquímico nacional e internacional.
En contraste, Cemex es una empresa que baso su expansión de hace unos años en la llamada “burbuja de las hipotecas” en los Estados Unidos y Europa. El eje de su expansión fue la adquisición de plantas en esos países que sirvieran a l supuesto eterno boom de la construcción de vivienda. Esa burbuja reventó a partir de finales del 2007 y aunque esas naciones recuperaran su economía, va a ser muy difícil que vuelvan a reactivar esas burbujas de los bienes raíces.

Anuncios