Por Juan José Mena Carrizales.*

Es muy interesante que a los voceros de los medios oficialismo como Miguel Alemán de “El Universal” y Carlos Loret de “Televisa”, en sus sendos espacios, ni siquiera se les ocurre pensar en mencionar  lo que en Argentina se menciona como el “7D”, que es como se denomina a la disputa legal que busca la desconcentración de los medios de comunicación y que afecta al importante periódico argentino “El Clarín”.

Otro signo más de la cerrazón informativa en México, ya que este tema podría usarse  por medio de un análisis comparado para polemizar con el grupo #YoSoy132, que ha adoptado lo que ellos llaman la “democratización de los medios comunicación”. Carlos Loret, quien participó en la promoción de la película “De Panzazo” y Miguel Alemán, que se la pasa describiendo al “#YoSoy132, como “ternuritas autoritarias” (sic), no han comentado profusamente el tema en sus columnas, que digamos.

Así que será función de este medio alternativo, y otros, difundir lo que acontece en Argentina: el 7 de diciembre termina la vigencia de una medida cautelar en pro del Grupo Clarín y que inhibía la aplicación de algunos de los artículos de la Ley 26.522  que establecen el máximo de licencias de radio y televisión para los grupos comerciales de medios de comunicación.

La Ley 26.522 de Argentina,  en su artículo 161 establece: “Adecuación. Los titulares de licencias de los servicios y registros regulados por esta ley, que a la fecha de su sanción no reúnan o no cumplan los requisitos previstos por la misma, o las personas jurídicas que al momento de entrada en vigencia de esta ley fueran titulares de una cantidad mayor de licencias, o con una composición societaria diferente a la permitida, deberán ajustarse a las disposiciones de la presente en un plazo no mayor a un (1) año desde que la autoridad de aplicación establezca los mecanismos de transición. Vencido dicho plazo serán aplicables las medidas que al incumplimiento —en cada caso— correspondiesen”.

El gerente de comunicaciones de Grupo Clarín, Martín Etchevers, informó que la empresa no va a presentar presentar un plan de adecuación porque la aplicación del artículo 161 está suspendida, según ellos, por lo que siguen con la posición de no acatar la Ley.

Al respecto, Martín Sabbatella, el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) -organismo responsable de la aplicación de esta disposición-, confirmó que si antes del 7 de diciembre, los grupos de medios audiovisuales no presentan su plan de adecuación, se actuaría de oficio y se concursarán las licencias en las cuales estén excedidos. Etchevers declaró que: “[el grupo empresarial] Clarín está desafiando la democracia, el Estado de Derecho. No pueden decidir qué ley cumple y cuál no. La ley está hecha para que todos la cumplamos, a los que le gusta y a los que no. Sienten que pueden estar por encima de los representantes del pueblo”.

En México, la organización de estudiantes #YoSoy132, ha sacado a discusión en México, la existencia de importantes oligopolios mediáticos que influyen notablemente en los procesos electorales. Si en Argentina, el propio Gobierno de la Presidente Cristina Fernández de Kirchner lleva 3 años intentando la desconcentración del mercado del Grupo El Clarín, el equivalente a Televisa en aquel país, desde el poder, quiere decir que la lucha será larga, por lo que no se deben desanimar por el sólo hecho de que uno de sus ex-voceros haya sido cooptado. #YoSoy132 vive, la lucha sigue.

* Analista independiente.