Cuando Rose habló sobre el asunto de armar a la oposición, Brzezinski lo interrumpió: “¡No se puede empezar a abastecer de armas a alguien, sin verte inmiscuido en las consecuencias de esto! ¡No se puede mantener esa especie de separación sellada del abastecimiento de armas y finalmente no verte inmiscuido en el proceso. Especialmente si el mismo aporte de armas crea tentaciones para extender la guerra”.

Más adelante en el programa Mazarr describía cómo el gobierno de Obama está tanteando una política hacia Siria en el nuevo paradigma, en donde potencialmente se armaría a grupos de oposición, y una variedad de pasos similares, “pero van a ser desordenados y no van a satisfacer a muchos de los proponentes de acciones de corto plazo, y vamos a tener que mantenerlos por un largo período de tiempo. No va a ser tan limpio como lo pensaban alguna vez los proponentes de la intervención”. Rose, fuera de cámara, dijo, “Zbig, sonreíste cuando escuchaste lo que el dijo. ¿Qué significa esa sonrisa?”. La cámara vira hacia Brzezinski quien se ríe y sonriendo abiertamente responde:

“Bueno, yo simplemente no puedo entender cómo nos podemos ver involucrados en apoyar y armar, y por lo tanto intensificar, el proceso de una guerra civil, sin pensar en cuanto tiempo pueda durar, cuanta sangre se podría derramar, qué tan profundamente nos vamos a tener que ver involucrados, y cómo se podría extender. Esta es una región extremadamente volátil. Se tiene que pensar en ella, no solo en Siria que tiene más de 20 millones de habitantes. Es verdad, han muerto 30 mil pero son 20 millones de personas, y la mayoría de esos 20 millones de personas todavía están controladas por el gobierno. Así que vamos a tratar de derrocar esto. Así que vamos a hacer que se intensifique esa guerra civil, que se extienda más, que sea más sangrienta.  (Continuara)