Por Benjamin Castro

“Y esto va a afectar a los vecinos, porque haría estallar el conflicto sunni-shiíta. Desestabilizaría a Jordania. Ya ha logrado desestabilizar a Líbano. Pudiera arrastrar a los turcos. ¿Están preparados los turcos para lanzarse sobre Siria? Quizá les gustaría que nosotros limpiáramos a Siria, pero si lo tratamos tenemos que preguntarnos sobre las consecuencias. ¿Estamos preparados para hacerlo seriamente, o simplemente los vamos a abastecer con armas, en la medida en que progresivamente vaya empeorando? Yo creo que después de diez años en Afganistán, después del desorden en Irak, más vale que pensemos con calma y fríamente sobre el tema”.
A la pregunta de Rose de “Así que, ¿no hacemos nada?”, Brzezinski dijo que hay muchas otras cosas que podemos hacer y propuso trabajar con los rusos y chinos para desarrollar una solución viable que se le presente al gobierno de Assad como algo factible, en vez de dictarles nuestras ideas y después denunciarlos por no aceptarlas”.
El general Jones dijo, bueno, tenemos que decidir lo que podemos hacer y cómo lo podemos hacer y Brzezinski lo secundó, “Y yo diría, veamos si todavía lo podemos hacer con la comunidad internacional con nosotros, y yo creo que no se debe descartar aún el incluir a los rusos y chinos. Realmente no podemos depender de los consejos de los franceses y británicos, porque ellos son los arquitectos del berenjenal que ahora se está empezando a colapsar”. (Énfasis agregado)
Brzezinski también expresó su gran escepticismo sobre nuestra alianza con los sauditas: “Tenemos que ser muy cuidadosos con Arabia Saudita porque los saudíes están inmiscuidos en este momento en echarle fuego al conflicto sunni-shiíta en Siria. ¿Es realmente en nuestro interés? ¿Realmente se supone que debemos de estar apoyando esto?”

Anuncios