Por Benjamin Castro

Las últimas cifras sobre la “recesión” en la “eurozona”, reflejan muy claramente el fracaso de las políticas que se han implementado para la “recuperaron” de las economías europeas.

No sólo es España que lleva ya 5 trimestre en “recesión”  –se supone que mas de tres de ellos significan una depresión — , sino que países como Holanda o Austrias también tuvieron cifras negativas de crecimiento mientras  que las supuestas potencias como Alemania, Francia o Inglaterra, solo crecieron en menos de un punto porcentual.  Los rescates de esas naciones mediante la inyección de dinero que va a parar siempre a las arcas de los bancos, no resuelven el problema ni para las naciones ni para los bancos. La inyección de dinero solo generarará hiperinflación, puesto que esos recursos se van, automáticamente, a la especulación financiera y al saqueo de las llamadas “naciones emergentes”.

Si el Banco Central Europeo (BCE); le otorga un préstamo de, por ejemplo, unos 20 mil millones de euros a España;  este dinero se usa para pagar a los bancos deudas gubernamentales y para “sanear sus finanzas”  o para “capitalizarlo”, comprando sus “activos tóxicos” o de “chatarra”.

Los  bancos a su vez, utilizan lo que les llega de liquides para financiar nuevas aventuras especulativas, dado que requieren generar grandes ganancias y a muy corto plazo para mantenerse atractivos y dar una percepción de prosperidad. Si no lo hacen entonces los préstamos no vendrán o vendrán cada vez más caros.

Todo esto es un circulo vicioso y descansa en  el saqueo a los niveles de vida de la población,  de la destrucción de sus empleos, de  sus servicios médicos y sociales; o mediante el aumento de costos  tarifas etc.

Aquí lo que resulta inaudito es el hecho de que los gobernantes como Mariano Rajoy o Ángela Merkel, quieren hacernos creer que creen realmente en que esas medidas, esos sacrificios se   va a “recuperar” la economía  mas adelante.  Como bien lo han dicho los dirigentes del Consejo Obrero y de la UGT de España, los sacrificios solo “profundizan la recesión”, que ahora ya es una depresión generalizada en Europa y a donde Alemania, –el supuesto “país rico” de esta película–, esta a punto de caer.