Por Benjamin Castro

Ya lo explicó la NASA: Las predicciones o pronósticos de los astrónomos mayas no hablan de ningún fin del mundo sino de la entrada del sistema solar a una diferente región de la galaxia,  lo cual va a implicar muchos cambios pero no necesariamente destructivos.  Es verdad que en algunas ocasiones las grandes catástrofes naturales acabaron con civilizaciones en diferentes partes del planeta. Sin embargo, en la mayoría de los casos, esa destrucción no ha sido la naturaleza sino los errores y a veces hasta la estupidez de los gobernantes de esos pueblos.   Eso mismo puede pasar con la civilización moderna,  ahora tan estrechamente vinculada en todos los sentidos y gobernada bajo un mando centralizado que no es en realidad el gobiernos de las naciones.  Existe en este momento el predominio de un sector de las finanzas mundiales con centro en Londres y Nueva York y en Arabia Saudita. Esos poderes asentados en los “petrodólares”, dominan a los propios gobiernos y dictan las políticas que estos deben  implementar. En el caso de México –solo para citar un ejemplo—las decisiones económicas fundamentales durante los últimos 30 años o más;  las han tomado esos centros de poder y los gobiernos solo se han encargado de implementarlos. Lo que en México llamamos el “salinismo”, no es mas que la dictadura disfrazada del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de los círculos financieros que lo controlan. De ahí se ha derivado todo en nuestro país,  puesto que la economía determina a las demás esferas de la vida pública y social.  Pues bien, ese mismo poder global tiene en sus manos ahora al presidente de los Estados Unidos que es Barack Obama. Obama, egresado de Universidad de Harvard; es un fanático de la ideología globalista, un creyente fanatico en el libre mercado y en la necesidad del predominio de ”los mercados”, por encima de cualquier institución nacional. Obama también es creyente fervoroso de mitologías tales como “el calentamiento global”, o la necesidad de “desindustrializar “ a su país y al mundo. (Continuará)