Por Maria Luisa Gomez


Durante el 2013, año de estreches financiera para el gobierno federal, las obras de infraestructura que se desarrollaran en Nuevo León serán pieza fundamental del programa económico nacional del presidente Enrique Peña Nieto.

La línea 3 del metro, con 7.5 kilómetros de longitud, será, debido a sus preparativos que datan de años atrás; una de las principales obras que estarán en proceso durante ese año, junto con lo que es el tendido del Plan Nuevo León VI Panuco-Monterrey. Debió a las restricciones presupuestales de este año debido a que el gobierno tendrá que diseñar un presupuesto a finales de este mes de diciembre, sin contar con la reformas fiscal y energética que se propone hacer pasar el próximo año, el gobierno de Peña Nieto tendrá que basar su estrategia de crecimiento, de 3.6% del PIB, en obras como las que en Nuevo León ya estarán en proceso.

Otros proyectos con los que el nuevo gobierno se ha comprometido son el tren que conecta la Ciudad de México con Querétaro; el tren de la Rivera Maya y el Tren Suburbano que conectara a la estación Buena Vista con otras ciudades del Estado de México. Sin embargo, en el caso de la Línea 3 del Metro ya todo está listo para el “banderazo” de salida y junto con el Plan Panuco Monterrey van a significar una derrama de unos 20 mil millones de pesos, que generaran en efecto multiplicador sobre la economía de la región, superior incluso al que generaron las obras de reconstrucción del estado en las zonas afectadas por el huracán Alex del 2010. Aunque es difícil cuantificar desde ahora los empleos que se generaran directamente y los que se generaran indirectamente, es un hecho de que el tramo de Metro subterráneo de más de 600 metros –unas 6 cuadras—representa una importante obra de ingeniería que atravesará una parte del Barrio Antiguo y requerirá del concurso de varias empresas constructoras así como de decenas de empresas proveedoras de estas y subsidiarias.

Igualmente, los 6.9 kilómetros del Metro elevado implican también una importante movilización de recursos de ingeniería y de mano de obra pese a que su construcción será de la del tipo prefabricada.

Por otra parte, el hecho de que Nuevo León concentre a varias de las principales empresas que viven actualmente el “boom”2 de las exportaciones de auto partes, hará de Nuevo León también uno de los centros en donde las metas del nievo gobierno se estarán cumpliendo.

Los altos crecimientos en la producción y exportaciones de empresas como Nemak, Ternium, Metalsa, DeAcero, Vitro, etc. representan una rara excepción frente a las bajas tasas de crecimiento de otras ramas de la economía nacional. Por esa misma razón, el gobierno de Peña Nieto ha puesto énfasis en la mejoría en materia de investigación y desarrollo científico y tecnológico, para que estos avances aumenten la “productividad” de las empresas de ese sector y de otros, tal y como lo explico recientemente el secretario de economía Ildefonso Guajardo. Durante su vista a Nuevo León, Peña Nieto inauguró uno de esos centros de innovación tecnológica, ubicado en el Parque de Investigación e Innovación Tecnológica, de Apodaca. En ese centro, Peña Nieto inauguró un laboratorio perteneciente a la empresa Katcon, exportadora de auto partes para diferentes empresas armadoras internacionales, que encabeza el Ing. Fernando Turner. El gobierno de Peña Nieto se propone invertir 10 mil millones de pesos adicionales a los gastados en el 2011, en el impulsó a la ciencia y la tecnología e ir aumentando ese rubro hasta que llegue a representar un equivalente al 1% del PIB nacional, que ha sido una demanda insistente por parte de investigadores y científicos, así como por parte del sector privado. Nuevo León es uno de los principales estados en donde ese tipo de innovación se desarrolla.

Anuncios