POR MARIA LUISA GOMEZ

El debate que se genero en estos últimos días sobre la factibilidad o no de las promesas y las “13 decisiones” que anuncio el presidente Enrique Peña Nieto, se aclaro al explicarse, por parte de algunos analistas, que los recursos para esos proyectos vendrán de “reasignaciones”, que se harán dentro del Presupuesto de Egresos del Gobierno Federal (PEF), en el 2013.
Las dudas se habían generado sobre todo por las declaraciones de algunos diputados de oposición como Armando Ríos Pitter, en el sentido de que sólo el Plan de Pensiones para adultos mayores de 65 años, y el seguro para las madres solteras, significarían un aumento, en esos dos rubros, de unos 18 mil millones de pesos, adicionales a los 11 mil millones de pesos (mdp) que ya ase habían contemplado para el presupuesto del 2013.
Otros analistas como José Luis de la Cruz, del ITESM Estado de México, la suma tota para esos dos rubros asciende a 70 mil mdp. Si el plan funcionara plenamente, se incorporarían a ese sistema de becas 1 millón 300 mil adultos mayores para un total de 3.9 millones.
Además, según explicaron algunos legisladores, esta el plan de becas para jóvenes destinado a evitar que estros abandonen su carrera universitaria o los estudios de secundaria y preparatoria, otorgándoles recursos de unos 700 pesos mensuales que es la cifra que se estableció en el Distrito Federal.
Para estas asignaciones tendría que destinarse “una bolsa” de unos 18 mil mdp.
El temor sobre la incapacidades del PEF de cubrir estas nuevas necesidades vino sobre todo por la declaración de Peña Nieto en el sentido de que el prepuesto del 2103, será solo “inercial” –es decir, tratar de cambiar la tendencia de los gobiernos anteriores hacia el estancamiento, pero sin poder avanzar mucho mas.
Esta situación debido , principalmente, a que el PEF del 2013 será aprobado en esos días cuando el secretario de hacienda, Luis Videgaray, comparezca ante el congreso federal este próximo lunes 10 de diciembre, para explicar la propuesta de Peña Nieto e iniciar el debate y las negociaciones sobre el asunto. El gobierno federal espera contar con recursos nuevos y mayores pero solo hasta después de que sean aprobadas las reformas fiscal y energética, a mediados del próximo año. Por esa razón se pensó que los casi 800 mil mdp que implican el total de los “13 decisiones” y algunos otros proyectos mencionados por Peña Nieto, no se podrían conseguir. Los académicos como del a Cruz del ITESM y otros observadores aseguran que solo con algunas “reasignaciones”, del propio PEF se podría cubrir esa suma. Hablan de –por ejemplo–, reducir un poco a los 50 mil mddp, del presupuesto de Secretaria Federal de Seguridad Publica, la cual de hecho va a desaparecer y a reducir su presupuesto significativamente. También están algunos rezagos en inversión o “sub ejercicios” de la Secretaria de Comunicaciones y Trasporte, así como e propio gasto corriente del gobierno federal que resiste, fácilmente, algunos recortes sin afectar su desempeño como tal.
Por otro lado, según informo el secretario de hacienda Luis Videgaray, durante la designación de los nuevos titulares de los organismos que integran la Banca de Desarrollo, como NAFIN; BANCOMEXT, BANOBRAS, etc. se buscara que esos organismos dirijan sus acciones a la “creación de valor” y a la construcción de infraestructura que “aumente la productividad del país” y que comunique, las regiones mas pobres del país, con las a zonas mas desarrolladas “para integrarlas” a la economiza nacional. Según Videgaray, la “Banca de Fomento”, va a tratar de que los avances económicos del país “se reflejen en los bolsillos de las familias” mexicanas, que hasta ahora, aun teniendo el país una “banca sólida” o un “sistema financiero sólido”, no se ha logrado. “Debe haber mas crédito”, sentencio Videgaray al dirigirse a los recién nombrados directivos de la Banca de Desarrollo.