Por Juan José Mena Carrizales.

 

De revisar el Paquete Económico 2013 y el llamado “Pacto Por México”, aparece una contradicción grave: Si EPN plantea que el déficit presupuestario (la diferencia entre ingresos y egresos) será 0%, y el CEESP calcula que para llevar a cabo los acuerdos del pacto se requiere el 6% del PIB, ¿de dónde saldrá el dinero, si para buscar su frágil legitimación, el Paquete Económico presentado este año no plantea nuevos impuestos?

 

El hecho es que aproximadamente una tercera parte del presupuesto proviene de los ingresos de PEMEX, de ahí que observemos el apuntalamiento del presupuesto, tanto del tipo de cambio del dólar, como del precio del petróleo.

 

Así que para rellenar los huecos que pudiera haber en el presupuesto, EPN podría recurrir a una depreciación de la paridad del peso con respecto al dólar. ¿Que el Banxico es autónomo del Ejecutivo? Aunque eso se repite formalmente, basta ver la “coordinación” que existe con la SHCP para darse cuenta que una cosa es el discurso y otra la realidad. ¿Es este un escenario catastrofista muy lejano de la realidad? Lo preocupante es que no.

 

El precipicio fiscal de los Estados Unidos, pone a discusión la cada vez más alta posibilidad de que la Reserva Federal suba sus tipos de interés, lo que generará una inmediata estampida fuga de capitales en México, como en todos los países que los globalistas llaman “emergentes”, con la correspondiente depreciación del tipo de cambio e inflación.

 

Ahora bien, la opción “B)” para obtener ingresos tiene que ver con los excedentes del petróleo recordemos que en su desesperada búsqueda por legitimación EPN recurrió a Obama, para obtenerla. Obama es un presidente belicista que está creando todas las condiciones para una intervención en Siria, lo que da pretexto a los especuladores para llevar a un alza el precio del petróleo.

 

Así que dada la dependencia política que tiene EPN de Obama, estamos en la amenaza de tener al primer presidente que apoye una intervención belicista de los Estados Unidos con el pretexto de la lucha internacional por los derechos humanos.

 

Internacionalmente viene la tormenta perfecta: el nuevo derrumbe de la economía de EU, la situación de guerra y la hiperinflación. México tiene al peor capitán que se pudo haber elegido para la triple amenaza. Y los dementes del cuarto de guerra de la Secretaría de Hacienda estarán preocupados por mantener las variables macroeconómicas, mientras la economía mexicana se desintegra. La noticia buena es que difícilmente se podrán mantener en el poder si siguen con esta esquizofrenia.

 

Anuncios