Por Maria Luisa Gomez

El principal fondo especulativo que mantiene una ofensiva contra la empresa regiomontana VITRO, es el mismo que ha querido reventar los acuerdos de Argentina sobre su deuda externa.  Se trata de Elliot Management  también llamado Elliot International y propiedad del magnate especulador  Paul Singer.  El procedimiento es el mismo: El fondo especulativos e inconforma con las negociaciones que la empresa o el país ha logrado con la mayoría de sus acreedores para reestructurar o reducir su deuda y exige que se le pague la totalidad de la deuda que posee utilizando los recursos que están siendo entregados a los acreedores que si formaron el pacto.
En el caso de Vitro, el fondo Elliot, rechazó el acuerdo de restructuración de 2,300 millones de dólares con diversos bancos a pesar de solo tener una minima porción de esa deuda, la misma que compro a “centavos de dólar” como ha sido denunciado por el gobierno de Argentina. Vitro logro un “juicio mercantil” aprobado por un juez de circuito en México y en el que participan la mayor parte de sus acreedores quienes aceptaron una reducción de 30% en la deuda original de la que ellos tienen sus títulos.  El fondo Elliot logro que un juez de bancarrotas de Texas, Harlin Halle, declarara nulo el juicio mercantil equivalente en México a la ley de bancarrotas que existe en los Estados Unidos y que protege al deudor de un posible embargo de parte de los acreedores a sus instalaciones y bienes físicos.  En el caso de Argentina, el mismo fondo ElliOT, logro que un juez de Nueva York ,  Thomas Griesa, fallara a su favor exigiendo que los pagos que Argentina hace a la mayoría de sus acreedores con los que negocio una reestructura de la deuda, vayan aparar a las cuentas de ese fondo y no a la  de los otros acreedores.  Argentina negoció  una quita de un 60% de su deuda con bancos de Estados Unidos y también con bancos de Europa, los cuales representan la mayoría. La Suprema Corte de los Estados Unidos anuló  el fallo del juez Griesa impidiendo que Argentina fuera embargada en sus pagos y también en otras propiedades.
En el caso de Vitro, la empresa decidió apelar también a la Suprema Corte de ese país para que anule las decisiones del juez de Texas a favor del fondo Elliot.   En el caso de Vitro la historia es casi la misma, pues Elliot adquirió una parte de la deuda de Vitro que no representa ni el 6% del total, y a un precio menor de su valor total , según han declarado los directivos de Vitro;  y esta exigiendo el pago al 100 % de esa porción de la deuda y tratan de “jalar” a los demás acreedores a que apoyen su demanda.
Los llamados “Fondos Buitre”, al estilo de Elliot, se especializan en comprar papeles de deuda devaluados que se revenden en los mercados financieros y luego montan una operación para cobrarlos al 100%, usando todo tipo de argucias legales y la influencia que tiene sobre gobiernos o magistrados. El objetivo es obtener hasta mas del 100% del valor nominal de la deuda que compraron, aunque la hayan adquirido a veces hasta en un 10% de ese valor nominal, Los fondos buitres, encabezados por Elliot, embargaron al gobierno argentino algunas propiedades fuera del país y ahora pretenden tomar los depósitos que el gobierno tiene en bancos extranjeros, mas o menos la mismo  que intentan hacer con la empresa regiomontana Vitro, uno de los productores de vidrio mas grandes del mundo.