GPS económico

El secretario de hacienda, Luis Videgaray, compareció,  ante comisiones del congreso federal, para explicar el presupuesto federal para 2013, propuesto por el presidente Enrique Peña Nieto.  Videgaray explico que se trata de una propuesta “prudente”, que contempla un crecimiento de solo 3.5% del PIB;  una inflación de 3% “más o menos un punto”; y que el barril de petróleo de la mezcla mexicana se está contemplando a 84. 9 dólares el barril. Todo esto debido a que “aun hay riesgos que pueden desacelerar la expansión” de la economía nacional que al crecer 3.8%, lo hace mucho  más que en otros países.  Según Videgaray, la economía nacional tiene  “balances adecuados, con mayor solides que el resto del mundo” pero  –aclaro–, “eso no significa que no tengamos problemas”.  El gobierno federal se propone, por lo tanto, una importante “recanalización” del gasto público,  hacia las áreas que generan “mayor desarrollo económico”  y para eso anuncio, este mismo lunes, una reducción de 5%, en los “sueldos y salarios” de “los mandos medios y superiores” del gobierno federal.  Esta medida, junto con otras como el congelamiento de empleos por honorarios,  de la  racionalización del gasto en rubros como la telefonía, la impresión de papelería, los gastos personales, etc., le permitirán al gobierno alcanzar esas metas de crecimiento en tanto no se aprueben “las reformas estructurales” que podrían elevar al crecimiento a 3.8% y después hasta en un 4%, en donde,  ” permanecerá  hasta el 2018″;  según los Criterios Generales de Política Económica 2013, que  entrego la SHCP el pasado viernes al congreso.

Con la reubicación del gasto público, el gobierno de Peña Nieto espera poder llevar a cabo las medidas de política social a las que ya se comprometió,  tales como las pensiones para personas mayores de 65 años, o el seguro de vida para las madres solteras entre otros.
En otro orden de ideas, Videgaray anuncio también que el “desliz mensual” de la gasolina continuara y que aunque este era un subsidio “que no beneficiaba a los que menos tienen” y alentaba el uso excesivo de la gasolina y la contaminación ambiental, de todos formas no se eliminara  ” de la noche a la mañana”, porque causarlo un fuerte impacto sobre la inflación y el gobierno está buscando  — ante todo–, que mejore la situación de las familias, “que las cosas no suban”, y evitar una devaluación o procesos parecidos que son “los que más dañan a las familias mexicanas”., explicó el secretario.
Las “pérdidas recaudatorios” del gobierno por  este concepto ascendieron a 200 mil millones de pesos –durante este año que termina– , y algunos han estado exigiendo eliminar dicho subsidio para que le gobierno tenga recursos para financiar otros proyectos productivos. Sin embargo, el gobierno de Peña Nieto parece haber optado por la prudencia, en el entendió de que la eliminación al subsidio de la gasolina, podría causar un daño mayor que los beneficios que, supuestamente, brindaría.
Otros observadores están calculando la “pérdida cambiaria” por la no generalización del IVA a medicinas y alimentos, también en unos 170 mil millones de pesos. Sin embargo, Videgaray anuncio que en el 2013, “no habrá una modificación de la estructura recaudatorio”, por lo que se descarto un aumento del IVA o de cualquier otro de los impuestos, debido también a las medidas de protección que se están tomando frente a un eventual “choque externo” de la economía, que podría venir, según explico Videgaray “del problema de la deuda en Europa y del problema fiscal de los Estados Unidos”.
El secretario de hacienda explicó que aunque la “estabilidad financiera no es la meta del gobierno”, sino mas bien el mejoramiento del nivel de vida de las familias mexicanas, de todas formas el primero es indispensable para lograr lo segundo.  Resumiendo: El gobierno federal tratara de mantener las cosas como están durante el 2013, sin alterar el presupuesto que solo crecerá 2.5%, ni tampoco introduciendo nuevos impuestos o eliminaciones drásticas de subsidios, para evitar que la crisis internacional pudiera alcanzar más duramente al país.  El crecimiento será financiado con “ahorros” de los diferentes rubros del presupuesto.