Los especialistas en derecho laboral y de otros, consultados por GPS económico sobre las afirmaciones coincidentes de la maestra Elba Esther Gordillo y sobre declaraciones similares de los archirrivales de ella que son los dirigentes de la CENTE (Coordinadora Nacional del Trabajadores de la Educación); en el sentido de que la reforma educativa promovida por el gobierno del Enrique Peña Nieto y por los partidos firmantes del Pacto por México; contiene clausulas que representan en realidad un intento de aplicar una reforma laboral al sindicato mas numeroso de nuestro país y de todo América Latina. Según los expertos consultados, se está utilizando el “clima de linchamiento”, que existe contra la dirigente sindical, para aplicarle al sindicato ciertos lineamientos con carácter de ley que dejará en indefensión a las próximas generaciones de educadores. El quid del asunto está en el articulado, dentro de dicha reforma, que establece el nacimiento de la Comisión Nacional de Evaluación, misma que tendrá la autoridad, como lo han denunciado Elba Esther Gordillo y los líderes de la CNTE, de despojar al maestro de su plaza si éste no cumple con los requerimientos de un supuesto “buen desempeño”. Al mismo tiempo –hacen notar los especialistas– se utiliza, el gran desprestigio del liderato del SNTE y la presunta corrupción de Gordillo, para hacer parecer como responsable a la crisis educativa del país y de los bajísimos niveles de la educación, al propio sindicato, cuando ese deterioro es en realidad resultado de las reformas educativas promovidas por los últimos 4 gobiernos de la república; reformas que buscaban transformar la educación en México en una educación para “las maquiladoras y una economía de servicios”. Es decir, fueron las reformas de los gobiernos, que a partir de 1994 sobre todo, decidieron que en el país no era necesario aspirar a la industrialización y la plena independencia científica y tecnológica; los que fueron transformando la educación en un sistema de aprendizaje por memorización de ciertos procedimientos ya creados, eliminando la iniciativa y la inventiva de los educados. Fueron esas mismas reformas las que convirtieron al maestro en un simple repetidor de formulas y aplicador de exámenes de “opción múltiple”, en donde los alumnos “escogen” respuestas en base a lo que memorizan y no en base a la comprensión de los conceptos o ideas. El maestro dejo de ser una figura promotora de la investigación de parte de los alumnos, así como el “inspirador” de los avances intelectuales de sus educandos, ´para convertirse en una figura solo represiva, que castiga si el alumno no contesta “adecuadamente” el interrogatorio al que se le somete. Igualmente, señalan los especialistas, las reformas de los últimos años eliminaron la investigación básica, dejando descansar el grueso del trabajo indagatorio del alumno en el internet. Los “alumnos de copy-page”, dominan la educación actual desde la primaria hasta la educación superior y , por el lado de los maestros la contra parte de estos: Maestros que no enseñan y solo califican la memorización y los copiados de Google y otros buscadores, sin tampoco conocer mucho sobre ello.
Sin embargo, con la nueva reforma educativa promovida por el gobierno federal y los partidos políticos más grandes, la imagen de la “villana favorita”, que es Elba Esther Gordillo, se pretende imponer una reforma laboral a los maestros, similar a la que se aplicará a todos los trabajadores con la reforma laboral enviada por Felipe Calderón al congreso antes de su salida, y aprobada por el actual gobierno. El Consejo Nacional de Evaluación operará sobre el magisterio, de la misma forma en que los “contratos por tiempo indefinido”, o los “programas de capacitación” para los nuevos empleados. Si el patrón, en este caso el gobierno y el Consejo Nacional de Evaluación, decide que no cumplen con sus expectativas simplemente serán despedidos. Además, tal y como denunció la CNTE, los maestros no podrán defenderse de ello porque la relación con esta autoridad será siempre individual y no colectiva como lo es a través del contrato colectivo de trabajo.