Por GPS económico

Si Banorte anunció que esperaba que, durante el 2013, sus préstamos a estados y municipios aumente en un 25%, dos puntos mas que su crecimiento en el 2012, a pesar de las advertencias de diferentes organismos sobre su supuesta “preocupación”, por el endeudamiento de estos, lo hace porque ese “segmento del crédito” es el gran negocio para la mayoría de los bancos que operan en el país. Banorte tiene destinada a esos préstamos un 22% de su cartera total.  Bancos extranjeros como BBVA destinan hasta un 9% y el británico HSBC destina un 5% de sus créditos totales a estas entidades.  Por supuesto, existen otros bancos menores que tienen niveles muchísimos más altos de “exposición” a la deuda de los gobiernos estatales y municipales. Esta el caso de Interacciones que destina a estos prestamos el 74% de su cartera total; Multive que destina un 57%; Bansi que tiene comprometida un 33% de esa cartera  y Afirme que utiliza el 30% de su cartera total.   Las deudas de los estados y municipios están protegidas por las participaciones federales y estos destinan un promedio de un 95% de ellas cada año para cubrir esas deudas, lo cual las hace enormemente atractiva para los banqueros. Por esa razón, la deuda de estados y municipios, que asciende a unos 424 mil millones de pesos, unos 267 mil millones pertenecen a la banca privada.  Además de los altos intereses que cobran, el negocio es muy seguro debido a que ese total de deuda no representa mas que un 8.5% de la deuda total del estado y solo un 2.7 del PIB nacional, por lo cual, como lo ha n señalado repetidamente tanto el Banco de México como la secretaria de Hacienda, esa deuda “no representa un riesgo sistemico”.       Habría que agregar que los bancos de una sola familia, la familia González propietaria de Banorte y , emparentada con la familia Hank Rhon, del banco Interacciones, tiene bajo su poder  casi un 39% de la deuda total de estados y municipios.  Carlos Hank González nieto, es ahora presidente de Interacciones y accionista de Banorte puesto que es nieto del fundador del ex presidente de ese  Roberto Gonzáles Barrera y sobrino de sus actuales propietarios de la familia González.

LANZAN BANQUEROS A ERNESTO CORDERO A  PRESIONAR POR MAS IMPUESTOS LOCALES
A pesar de que la deuda total de estados y municipios no representa mas que un 2.7% del PIB, y por lo tanto, no es ninguna amenaza por si misma para el sistema financiero nacional; el senador panista Ernesto Cordero ha querido presentarla como “la gran debilidad” de las finanzas nacionales y como el principal “problema estructural” a resolver para el nuevo gobierno.  Cordero ha señalado  que los estados y municipios deben “fortalecer” sus mecanismos de recaudación; es decir, aumentar y crear nuevos impuestos.  La razón para que el panista haya salido a la palestra de nuevo, después de la derrota estrepitosa de su partido en las elecciones presidenciales, es que, según dijo un vocero de JP Morgan a un diario nacional; si en la deuda de los estados y municipios se realizara una “restructuración”, como lo habían propuesto “algunas voces” del PRI y del PRD; entonces las afectados serían los bancos mas inmiscuidos en la deuda estatal y municipal como son Banorte, BBVA; HSBC o Interacciones, debido a los aumentos de plazo y las quitas de intereses que traerían consigo esas “reestructuras”.  Durante su estancia en el gobierno federal como secretario de hacienda, Cordero se distinguió, junto con su sucesor José Antonio Meade, por reducir, en un 2% , en  promedio nacional anual como ocurrió en el 2012, las participaciones y  y aportaciones federales a los gobiernos de los estados, generando con eso un “hueco financiero” que estos tenían que cubrir siempre con “prestamos de corto plazo” en la banca, disparando así su endeudamiento.  A mediados del sexenio, el gobierno de Calderón trató  de presentar el fenómeno como un problema de “mala administración” y de “gasto irresponsable”,  de parte de gobierno priistas como el de Coahuila. Sin embargo, para finales de ese sexenio, la totalidad de los gobiernos estatales presentaban crecimiento de su deuda de hasta 100%, como resultado de esa practica de la secretaria de hacienda, así como por la propia dinámica inflacionaria que eleva, día con día, los costos de operaciones de los gobiernos, inflación  que el gobierno de Calderón siempre ocultó .