Por GPS Económico

De acuerdo a las propias cifras oficiales, le Cruzada Contra el Hambre o “Sinhambre”, lanzada por el gobierno federal este lunes 21 de enero, en Las Margaritas, Chiapas;  a la que se dedicaran 4, 224 millones de pesos y los recursos de 70 programas federales, estatales y municipales;  podría no esta contemplando a millones de mexicanos que padecen esa condición de la llamada “pobreza alimentaria”, y de los cuales muchos estarían ubicados en las grandes zonas urbanas.  En cifras gruesas,  es muy claro que en el país existen muchas mas personas que sufren hambre que los 7.5 millones que el programa federal se propone atender.
Según el boletín oficial de la Secretaria de Desarrollo Social,  en 400 municipios del país  están ubicados esos 7.5 millones de personas que presentan la condición de “pobreza multidimensional extrema”.
A ellos se les ayudara no en forma de “asistencialismo”, como lo aclaro Enrique Peña Nieto, sino en un “proceso de participación de largo alcance”, en el que se buscara ayudarles a “aumentar la producción” , cuando se trate de campesinos;  y a reducir “las perdidas posteriores a la cosecha”  por falta de trasporte, almacenamiento y comercialización.  Sin embargo, según las cifras sobre desempleo dadas a conocer por el INEGI este mismo lunes, existen en el país alrededor de 28.8 millones de mexicanas y mexicanos, dedicados a la llamada “economía informal”, con empleos “poco  nada productivos”, según explica el propio INEGI.
Ese numero, ligeramente menor al que existía en el 2011, representa el 59.22% de  la llamada Población Económicamente Activa (PEA); y dentro de esa cifra gruesa se puede distinguir las personas que sufren el llamado “sub empleo”; es decir, que tienen un empleo pero necesitan tener otro au ganar mas en el que tienen; y también,  los que el INEGI describe como  personas “en condiciones criticas de ocupación”; ya sea porque trabajan poco tiempo en la semana o porque trabajan las horas necesaria pero ganan “menos de dos salarios mínimos”.   En conjunto, este número de personas padecen lo que se llama “pobreza alimentaría”, al no poder llevar a sus hogares la “canasta básica”; y también sufren de la “pobreza patrimonial”, al no tener vivienda, ni vehículos ni otros instrumentos para desempeñar sus labores.
Este sector de la población,  ocupada en el sector informal,  es el grupo de mayor crecimiento en el país y en el van a parar la mayoría de las personas que no obtienen empleo cada año y cuyo numero asciende a, por lo menos, 500 mil personas.  Hay otras circunstancias que hacen aumentar el número de personas ocupadas en la economía informal. Una de ellas es, en este momento, la que representa la crisis financiera de estados y municipios.
Según reporta la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CNIC), en este momento, alrededor de 2000 empresas constructoras enfrentan una situaron financiera critica, precisamente por e retrazo en los pagos de algunos gobiernos estatales y municipales. Según el vocero de esta cámara, los retrasos en el pago llegan hasta los dos años. Por lo mismo,  esas empresas “pueden desaparecer”, dejando sin empleos a miles de trabajadores que hoy  cuentan con un empleo estable y con algunas prestaciones laborales.