Por GPS económico

 

Ahora que esta iniciándose el debate sobre la conveniencia o no de dejar entrar la inversión extranjera directa a PEMEX y a la industria energética nacional, es bueno considera el siguiente reporte de EIR-LPAC: “Han empezado a salir a la luz pública detalles sobre los largos preparativos para la operación sangrienta en la planta de la British Petroleum (BP) en Amenas, Argelia, en donde queda al descubierto la mano de la inteligencia británica.
El líder del comando de asalto del 16 de enero en las instalaciones gasíferas argelinas, Mohamed Lamine Bouchneb, tiene nexos familiares con un contratista de transporte para la BP en el sitio de producción de gas en Amenas y por lo tanto estaba idealmente capacitado para conocer la disposición de seguridad y logística de las instalaciones, según un informe de ayer en el periódico argelino, Liberté. Bouchneb, muerto durante el intento abortado de mover a los rehenes extranjeros a Libia, para lo que iban a ser negociaciones prolongadas para liberar a los rehenes, era considerado el gerente de negocios de las redes del cartel de narcotráfico del Sahara hacia Libia y desde Libia, de Mokhtar Belmokhtar.
Belmokhtar, quien está ligado a las redes de al-Qaeda en Libia, se le promociona como el cerebro detrás del asalto para convertirlo en el jefe de jefes entre los narcotraficantes del Sahara, o como lo plantea Liberté, en el “emir del Sahara”, quitándole ese papel a Al-Qaeda en el Maghreb Islámico (Aqim), quienes lo expulsaron el noviembre pasado. Una declaración publicada en el medio noticioso paraestatal de Mauritania ANI cita a Belmokhtar diciendo: “Nosotros en Al-Qaeda anunciamos este acontecimiento bendito”.
Según el informe de Liberté, el propietario de la compañía de transporte, Ghediri, es hermano de Abou Zeid, el líder de Aqim, y ex socio de Belmokhtar. Bouchneb tiene miembros de su familia trabajando en el negocio de transporte de la familia Ghediri, que fue contratada por la BP. La compañía tiene una flota de 30 tractocamiones, y ha estado trabajando en Amenas por lo menos durante tres años. Dado que los observadores vieron que los atacantes llegaron solo en tres vehículos 4×4, obviamente la parte sustancial del arsenal (que se dice obtuvieron en Libia) de los atacantes y muchos de los atacantes, ya estaban dentro del lugar. Se calcula que el número de atacantes era de unos 40. Los atacantes se posicionaron para interceptar un camión que iba a llevar a muchos de los trabajadores extranjeros al aeropuerto. El informe indica que se había alertado a la BP sobre este problema, pero que no hicieron nada al respecto.
La BP tiene un sórdido historial de negociar con los terroristas, como se muestra con sus acuerdos con las FARC en Colombia.
El Primer Ministro británico David Cameron, quien inicialmente había regañado a los argelinos por intervenir en contra de los terroristas sin pedirle primero permiso a los británicos (quienes prefieren mejor un escenario de negociaciones prolongadas y sangrientas sobre los rehenes), se ha ido ahora por la opción “B” británica: ahora los medios británicos lo citan por todos lados diciendo que va a haber una guerra de años en contra de los “extremistas de al-Qaeda”.
“Esta es una amenaza global y se va a requerir una respuesta global” dijo. “Se va a requerir una respuesta que es de años, incluso décadas, no solo de meses”.
Un comunicado oficial argelino, después de que se aseguró la planta, informó que murieron 32 trabajadores y 32 terroristas. Pero un cable de la agencia AP informa que el número de victimas se elevó a 81, después de que funcionarios de seguridad argelinos que buscaban explosivos, minas y trampas cazabobos, encontraron más víctimas. Estaban tan desfigurados que los funcionarios no pudieron identificar inmediatamente quienes eran atacantes y quienes eran rehenes asesinados por los secuestradores.