Por Benjamín Castro

El director de la agencia antidrogas de Rusia, Victor Ivanov, señaló el vínculo del narcotráfico con los grupos paramilitares armados en el Norte de África, y le dio otro golpe de costado al “sistema financiero mundial” por ser “uno de los mayores beneficiarios” del narcotráfico, en una entrevista amplia que le dio el 17 de enero a la edición en español del canal de televisión Russia Today. En repetidas ocasiones Ivanov ha denunciado a los más grande bancos internacionales por buscar el dinero de la droga para sus depósitos, y ha señalado que el retorno a la normativa de la ley Glass-Steagall acabaría con todo este proceso. En su declaración más reciente, Ivanov dijo:
“Los beneficiarios son, sobre todo, los narcotraficantes y por desgracia, hay que decir que uno de los mayores beneficiarios es el sistema financiero mundial. Debido a que los fondos obtenidos del narcotráfico anual se calcula que se encuentran entre 500 y 800 mil millones de dólares, se sobreentiende que esos miles de millones de dólares no se guardan bajo la almohada, pasan a formar parte del sistema financiero, se legalizan, se lavan, causando daños colosales a la economía del país”.
Ivanov señaló el papel que juega el narcotráfico en la propagación de guerras terroristas en el Norte de África: “Recientemente existe una tendencia a transportar una cantidad de droga considerable a través de países de África Occidental hacia Europa. En los últimos 5 años el mercado de venta de cocaína en Europa creció aproximadamente de 2 a 4 veces, es decir, tuvo lugar una gigantesca redistribución de flujos”. Los narcotraficantes están fuertemente armados, con RPG, helicópteros, aviones de transporte, e inclusive con misiles.
Ivanov arremetió contra la idea de la legalización, y la línea de que las drogas son principalmente un problema de salud, el argumento típico de los legalizadores. “Claro que la demanda existe por la necesidad biológica de las personas que ya sufren de la dependencia de esta droga, pero aparte de la demanda biológica, existe la demanda financiera, y la demanda financiera se dicta por las ganancias estables de los carteles… Esto quiere decir que también está la demanda del sistema bancario mundial, que también está acostumbrado a recibir estas subvenciones estables en una cantidad total de unos 800 mil millones de dólares ¿quién lo rechazaría?”  (Continuara)