Por Benjamín Castro:

Twitter: @cartarobada

Tal y como aquí lo señalamos; el informe que presento el Procurador General de la Republica, Jesús Murillo Karam, este lunes por la noche, demostró, sin lugar a dudas que fue la austeridad económica impuesta a PEMEX durante ya mas de 3 décadas, la que causaría, en ultima instancia la explosión del jueves de la semana pasada en uno de los edificios del complejo de la paraestatal en Marina Nacional, de la Ciudad de México.   Las evidencias recabadas demuestran, al menos por ahora, que se trato de una explosión de gas metano, por la forma en que las lozas de diferentes pisos del edificio B2, del complejo de PEMEX en Marina Naciona; por la inexistencia de evidencias de fuego generalizado ; por el hecho de que las vigas de acero no se fragmentaron; por que los cuerpos de los empleados fallecidos no se encontraron desmembrados y por que la explosión fue “ perfectamente definida y perfectamente horizontal”.según el informe del Procurador.   Sin embargo, estas evidencias recabadas se entrecruzan con otras que exhiben la “falta de mantenimiento” y  la “falta de previsión”, sobre el problema de la acumulación de gases. Según algunos expertos entrevistados por el diario Excelsior este martes, existen alarmas que se conectan a censores que miden la acumulación de gases en los sótanos de cualquier edificio. En el caso del complejo de PEMEX, las alarmas “tienen ya muchos años”, y no funcionaron adecuadamente.   Según estos expertos consultados por Excelsior, en el Distrito federal “la acumulación de gas metano es común en edificios y sótanos de toda la ciudad y es una verdadera bomba de tiempo”. Ese gas metanos se acumula en los drenajes y en las tuberías y están por toda la ciudad. Su “poder calorifico es enorme”—dicen los expertos- y puede explotar,  “aun sin ninguna chispa, por solo un fuerte calor” en el ambiente, derribando “fácilmente paredes y muros”.
Además de la falta de mantenimiento y de previsión que se exhibe por parte de PEMEX en sus instalaciones, esta también el hecho de que recurre a las empresas llamadas de “outsourcing” –o subcontratistas–, como es el caso de COPICOSA, que tenían a cuatro trabajadores haciendo labores de mantenimiento en el sótano del edificio B2. Este tipo de empresas son conocidas por pagar salarios bajos, y contratar trabajadores  poco capacitados,  o al menos sin los niveles de capacitación que tienen los empleados de PEMEX. Uno de ellos, según los reportes de la propia autoridad, se habría “ganchado” a un foco ubicado en el techo del sótano para obtener energía y habría causado la explosión.
En una empresa como PEMEX, a la que se la retiran, año con año, mas de un 90%  de sus ingresos –en casos como el de Pemex Exploracion Y Produccion (PEP) es toda via mas —, ya que obtiene solo alrededor de 280 mil millones d e esos de un total de un billón y medio que constituyen sus ingresos totales, a esta  solo le queda reducir al máximo rubros como el mantenimiento y la contratación de personal , como una forma de reducir sus gastos y de estirar el presupuesto y por  eso recurre al “outsourcing” y también a la posposición de operaciones de mantenimiento que deberían ser de rutina.   Dado que PEMEX solicito, en varias ocasiones, recursos a la Secretaria de Hacienda, para llevar a cabo labores de mantenimiento en el aire acondicionado y en otros aspectos del complejo de edificio de Marina Nacional,  y no recibió respuesta satisfactoria de parte de esa secretaria, estaría por verse si las autoridades procederán en contra de  los responsables del escamoteo de recursos a PEMEX y a su mantenimiento.

 

No se pierdan, la transmisión en vivo de lunes a viernes a las 12:00PM del  Programa “La Carta Robada” por Benjamín Castro  por http://www.elregio.com/
Página de Facebook: http://www.facebook.com/CartaRobada/