Por Ing. Jose Luis Apodaca Villarreal, ex director regional de CFE.

El Presidente envía este documento al Congreso para que sea aprobado o rechazado en un plazo de 30 días.

No hay motivos para aprobarlo porque no constituye un diagnóstico acertado del sector energético; tampoco define una política para lograr la independencia energética nacional; y tiene una marcada intención de promover inversiones extranjeras para transferir la renta energética, y no estimularán el crecimiento de la economía y el empleo.

I.              Hidrocarburos

1.            Una parte importante que debe contener la Estrategia Nacional de Energía (ENE) es el diagnóstico de la situación financiera de Pemex, y no citan que en los últimos 12 años Pemex le transfirió a Hacienda más de 7.3 billones de pesos por la vía de impuestos. Además endeudaron a la paraestatal con créditos pidiregas por 1.3 billones de pesos para cubrir la extracción de crudo, por los que habrán de pagarse casi 4 billones de pesos en 25 años.

2.            Mencionan en el Punto de Partida de la ENE que se multiplicaron las inversiones en exploración y restituyeron las reservas probadas en un 100%, lo cual no es verdad. En el año 2012  las reservas son menores en un 30% que las que existían en el año 2003, porque fueron mínimos los recursos de inversión destinados a exploración en todo el sexenio.

3.            Tampoco citan en la ENE que durante estos últimos doce años México ha exportado 7 miles de millones de barriles (MMB) de crudo _en su mayor parte a la Unión Americana_. Este monto exportado constituye la mitad de nuestras reservas probadas actuales, y agotaron prematuramente el crudo de bajo costo de Cantarell.

4.            La ENE no establece políticas para desarrollar la industria petroquímica nacional, y desaprovecha su potencial para generar un valor 60 veces mayor que exportar crudo: Se pierde la oportunidad de utilizarla como pilar del crecimiento de la economía nacional, y seguirán dando preferencia a que los extranjeros invirtieran en ella.

5.            No se cita en la ENE que en el último sexenio se erogaron  25 MMD por maquilar en la Unión Americana  la refinación de gasolinas. Lo gastado sería  suficiente para invertir en dos refinerías de alta tecnología y mejorar las actuales de Pemex; infundadamente se insiste en que no es rentable construir refinerías, y  la proyectada en Tula no registra avance.

6.            No mencionan en la ENE que Pemex ha invertido más 80 miles de millones de pesos en proyectos exploratorios de la región de Chicontepec y en Aguas profundas, sin haber logrado producción apreciable ni reservas probadas. Estos proyectos son clasificados por la misma Comisión Nacional de Hidrocarburos como de muy baja rentabilidad y muy alta incertidumbre. Los únicos beneficiados han sido los consorcios extranjeros que participan en esos contratos y obtienen ganancias importantes. Por otra parte, se han retrasado proyectos de extracción en aguas someras, ya documentados que tienen muy alta rentabilidad.

7.            La ENE no hace referencia a la participación accionaria de Pemex en Repsol por 22 miles de millones de pesos (acciones que se devaluaron por la expropiación argentina), y la compra de hoteles flotantes y plataformas a empresas españolas por 10 mil millones de pesos, para estimular el empleo en aquel país. Pemex Internacional se ha manejado sin la más elemental regulación por parte del Congreso.

8.            Es difícil entender como fundamenta la ENE que los combustibles están subsidiados en México con 220 miles de millones de pesos (MMP) anuales, si en el año 2012 recibió de Pemex por la vía de impuestos 800 MMP; y son múltiples las áreas de oportunidad que tiene la paraestatal para reducir sus costos.

 

II.            Electricidad.

1.    Mencionan en la ENE el mandato legal de generar 35% de la electricidad con energías renovables, y no establecen la obligatoriedad de que sea Comisión Federal de Electricidad quien invierta directamente para aprovechar los grandes recursos eólicos nacionales. Prefieren promover que las empresas extranjeras especulen con esa energía renovable, expoliando a los municipios con la alta tarifa de alumbrado público. Es tal la intención de perjudicar a la CFE y a la gran mayoría de los usuarios, que propician que genere electricidad con combustóleo caro, a un costo que multiplica por 4 el de generar con plantas eólicas.

2.    La ENE no cita que México posee un potencial importante para generar electricidad con carbón nacional, para contribuir a nuestra independencia energética y disminuir costos. Se utilizarían sistemas anticontaminantes y tecnologías modernas de turbinas de vapor ultra – supercríticas. La Unión Americana genera el 50 % de su electricidad con carbón.

3.    Quienes elaboraron la ENE parecen desconocer que en México opera el mercado de electricidad privado denominado autoabastecimiento remoto, que es una venta disfrazada de las empresas extranjeras a sus asociados. Ambos se benefician del subsidio que les hace CFE, de los gastos de inversión y de operación, que corresponden a los sistemas de transmisión y distribución, y son erogados por la paraestatal.

4.    En el año 2011 las pérdidas de energía no técnicas (robos de energía) significaron 24 Terawatthoras e implican montos de 35 miles de millones de pesos no facturados por año. Contrariamente a lo que pudiera pensarse no son las áreas populares marginadas las que más inciden en el monto de estos robos: son miles de empresas pequeñas y medianas, y usuarios de áreas residenciales.

5.    Tampoco menciona la ENE que a diciembre de 2011 CFE ha recibido financiamientos Pidiregas para la expansión de la generación y la transmisión por 230 miles de millones de pesos (MMP), que implicarán un pago anual de 28 MMP durante 25 años. Además se ha propiciado una sobreinversión, porque CFE ha planificado la expansión a largo plazo pronosticando tasas de crecimiento anual de las ventas de 5%, siendo que en la última década la tasa histórica es de 2%. El costo futuro de inversión para la expansión del sistema eléctrico nacional podría reducirse hasta en un 60%, si se ajustan las tasas de crecimiento y se obtienen financiamientos a una tasa anual de descuento del 5%.

6.    El gas natural se ha mantenido a precio bajo durante los últimos 4 años, llegando a costar la mitad respecto del año 2008. Para el combustóleo el gobierno federal ha multiplicado por 3 el precio del año 2007: Y la ENA insiste en que la energía está subsidiada en México.

7.    Independientemente de la gran producción de gas shale en la Unión Americana, el gas natural no puede permanecer en el norte del continente americano por mucho tiempo 5 veces más barato que el petróleo. La política mexicana de extrema dependencia del gas natural  importado incluye una parte de gas licuado y presenta riesgos importantes de encarecimiento radical, porque en Europa vale 4 veces más que en América, y los contratos que CFE tiene en Manzanillo con Repsol no han cumplido las entregas pactadas. Si a CFE le incrementan el precio del gas al nivel europeo, el costo de generación aumentaría en 120 MMP y los precios medios de la electricidad en 40%.

8.    Cómo fundamenta la ENE que CFE aplica 83 Miles de Millones de Pesos (MMP) anuales en subsidios, si presenta tantas áreas de oportunidad: Permite el robo de energía por 35 MMP; genera con combustóleo y gasta 56 MMP más que si utilizara gas natural; paga en exceso por financiamientos pidiregas 12 MMP; no ha aprovechado los recursos carboníferos y eólicos nacionales para reducir radicalmente el costo de generación en 70 MMP; y además subsidia a empresas extranjeras en la venta de energía para autoabastecimiento remoto con 7 MMP.

Monterrey N.L. 6 de marzo de 2013.