Comentario por Juan José Mena Carrizales.

El 17 de octubre de 2013, el gobierno de los EU puede entrar en incumplimiento de pagos de la deuda soberana. La importancia de esta decisión, es que los Estados Unidos son el mayor deudor en el planeta, por lo cual esto tiene implicaciones de carácter sistémico. Hay muchas interpretaciones pro-sistema y anti-sistema sobre la crisis del capitalismo, todas discutibles, pero lo interesante de LaRouche es que el planteó que ocurriría exactamente del modo en que esta ocurriendo, desde hace bastante tiempo.

Lo que está planteando en este informe, es que esta crisis está siendo manejada por Wall Street para justificar los futuros rescates (vulgarmente sea dicho,bajo la figura conocida como impresión monetaria o dicho más técnicamente, continuar con la “flexibilización cuantitativa”), desencadenando hiperinflación, al mismo tiempo que hay un recorte a las funciones primordiales del Estado de Bienestar (que a pesar del “cierre del gobierno”), seguían funcionando, de acuerdo a la información oficial y se estaría condicionando psicológicamente a la población de que ya no sería así (políticas fascistas).

La solución sería no respaldar a la deuda especulativa, bajo el esquema de la reordenación financiera que Roosevelt hizo con la Ley Glass-Steagall y continuar con las funciones esenciales del gobierno para la población, que no deben cerrar por ningún motivo.

De sus clases de historia económica, deben recordar las condiciones presentes son similares a la Alemania de Weimar, previa al ascenso de Hitler al poder, y de no tomarse las decisiones correctas pueden desatar una similar a la hiperinflación.

Salvo el Tec de Monterrey, a donde LaRouche ha asistido 4 veces y la Universidad Autónoma de Coahuila a donde fue 1, creo que en México no es muy conocido este enfoque en las escuelas de economía, por ello la “molestia” de compartírselos. Estamos en un periodo muy delicado de la economía mundial, como podrán darse cuenta.

Transcripción del Boletín de LaRouchePAC:

Fuente: http://spanish.larouchepac.com/node/20502

LaRouche: Detrás del cierre del gobierno y el fraude del límite de endeudamiento, Wall Street le ordena a Obama acabar con la Glass-Steagall
5 de octubre de 2013 — Wall Street le exigió al Presidente Barack Obama que detenga el restablecimiento de la Ley Glass-Steagall a toda costa, y que en vez de eso avance con más saqueo del pueblo estadounidense con los rescates financieros de todo tipo, para preservar a su sistema bancario que esta completamente en bancarrota. La política de Wall Street significa una aceleración de la hiperinflación agobiante, de la austeridad devastadora y, por último, el asesinato en masa de los ciudadanos más vulnerables de la nación.

Varias fuentes de Washington muy calificadas, nos confirmaron que este fue el ultimátum que le dio la delegación de Wall Street que se reunió en privado con Obama, el miércoles 2 de octubre en la tarde en la Casa Blanca. La delegación fue organizada por el Foro de Servicios Financieros, una coalición de los 19 bancos más grandes y compañías de seguros, e incluyó a Jamie Dimon, presidente ejecutivo de JPMorgan Chase; Lloyd Blankfein, presidente ejecutivo de Goldman Sachs; Brian Moynihan, presidente ejecutivo del Bank of America; Michael Corbat, presidente ejecutivo del Citibank; y Anshu Jain, presidente ejecutivo del Deutsche Bank.

Christine Lagarde, directora gerente del FMI, transmitió el mismo mensaje en una entrevista que le dio al periódico Financial Times el 4 de octubre, en la que ella exigió que la Reserva Federal mantenga la impresión de los $85 mil millones de dólares mensuales en “Emisión Cuantitativa” para rescatar indefinidamente a los más grandes bancos de Wall Street y de Europa. Y Jack Lew, secretario del Tesoro de EU, hablando en nombre de Obama, amenazó con que cualquier incumplimiento de Estados Unidos desataría una crisis financiera mucho peor que la desintegración de septiembre del 2008.

La realidad es que, como afirmó sin rodeos Lyndon LaRouche hoy, el cierre del gobierno que está en efecto ahora y la amenaza de incumplimiento de la deuda soberana de Estados Unidos para el 17 de octubre, no es nada más que un fraude orquestado, cuyo propósito es preparar al pueblo estadounidense para la implementación de medidas políticas genocidas, que ya fueron aceptadas por Obama y por destacados republicanos en el Congreso.

LaRouche advirtió: “A menos de que se apruebe la Glass-Steagall y se promulgue de inmediato, Obama y Wall Street tienen planeado desatar la peor austeridad genocida y el saqueo del pueblo estadounidense, como nunca antes se ha visto. El único remedio es la separación total de la banca comercial, de todas las actividades de apuesta financiera, bajo la Ley Glass-Steagall. Declarar la bancarrota de Wall Street ahora, antes de que puedan desatar con toda fuerza sus esquemas genocidas. El presidente Obama no es más que una herramienta de estos intereses de Wall Street, como lo evidencia su compromiso servil para mantener el programa de rescates bancarios de todo tipo, y para detener la Glass-Steagall”.

LaRouche agregó que: “En cuestión de días o semanas, Obama y su séquito de congresistas republicanos, siguiendo las órdenes de Wall Street, van a desatar el infierno en contra de la población estadounidense, con recortes de austeridad asesina mucho más profundos que el secuestro del presupuesto de los meses pasados. El cierre del gobierno es el circo pedestre más grande que se haya visto, que tiene el propósito de preparar a la población para que acepte más hiperinflación, más rescates bancarios de todo tipo, y condiciones cada vez peores, de modo que Wall Street pueda sobrevivir un poco más, mientras que los estadounidenses trabajadores y honestos mueren en cantidades cada vez mayores.

“Ya es hora de que el Congreso rompa con Wall Street y los títeres de los banqueros en la Casa Blanca, y que hagan lo único que puede hacer que Estados Unidos regrese al rumbo de la prosperidad genuina: Aprobar la ley Glass Steagall mediante una mayoría a prueba de veto esta semana”.

“Con la aprobación de la ley Glass Steagall, se rompen de inmediato las tenazas de Wall Street. Una vez que los bancos demasiado-grandes-para-quebrar dejen de mantenerse con vida a costa de los rescates con dinero de los contribuyentes y los depositantes, van a quebrar. ¡Buena despedida! Nos quedamos entonces con un sistema bancario comercial, con muy poco capital pero viable, y con la oportunidad inmediata de revivir el crédito del gobierno federal para iniciar grandes proyectos económicos como el NAWAPA y un programa de emergencia internacional al estilo del programa Apolo para hacer realidad la energía de fusión termonuclear comercial”.

“Llegó el momento de la verdad”, concluyó LaRouche, “y hago un llamado al pueblo estadounidense para que le exija al Congreso que deje de comportarse como un montón de tontos corruptos que apoyan la estafa de Wall Street y Obama. Aprueben la Glass-Steagall, acaben con el poder de Wall Street y sus aliados europeos, y reanudemos la tarea de revivir a esta nación y al mundo en torno a un plan de desarrollo genuino, como lo hemos planteado mis colegas y yo”.

Anuncios