Por Juan José Mena Carrizales

La política de México fue entregada a Wall Street, México ya no es un país soberano. La política narcolegalizadora viene impulsada por los grandes fondos de inversión, como los de George Soros y como es algo que causa repudio, lo impulsan gradualmente: Primero la mariguana, después la heroína. 

El objetivo es el Mundo Feliz de Aldos Huxley, esclavos que se sienten feliz en su condición de ser esclavos.

Para mejor ejemplo de lo que genera la política narcolegalizadora, nada más hay que ver cómo los alienados jóvenes estadounidenses están convirtiéndose en basura humana.

A los patanes narcolegalizadores como Belauzarán, Osorio Chong, Felipe Calderón, Ernesto Zedillo y Peña Nieto que se han manifestado por la legalización de la mariguana, no les interesa la juventud mexicana, mucho menos el desarrollo nacional. Un campo puede generar alimentos o mariguana. Un laboratorio puede generar medicamentos para la salud o drogas sintéticas para enajenar, sin embargo el decadente capitalismo financiero de Wall Street y la City de Londres, lo que espera son ganancias para inflar sus burbujas y por ello siempre eligen lo segundo, sin importar la destrucción social que generan.