Por Juan José Mena Carrizales
Krauze reduce el debate de los problemas nacionales a “la impunidad, la violencia y la corrupción”. Hace énfasis en los pecados o vicios de los virreyes de la clase gobernante mexicana para ocultar al sistema de saqueo financiero internacional.
México, efectivamente, padece una anomia constitucional que es el producto de la alianza PRI-PAN-PRD, el escaparate con se impuso “la alianza por México” para imponer “las reformas estructurales” del FMI, la OECD, el Banco Mundial y desaparecer el legado de la Revolución Mexicana, los principios de la Constitución de 1917. 
Sin embargo, cuando Enrique Peña Nieto habla de tan solo de un “malestar”, como parafraseando a Videgaray, quien lo ha inducido en las creencias de que “la percepción de los mercados” son leyes para obedecer, y no es capaz de entender que el Estado actual de la Nación, es un resultado de sus políticas contrarrevolucionarias, es una prueba más de la irracionalidad política que ha destruido cualquier capacidad de liderazgo en el PRI. Hoy Videgaray, protege la campaña de Zavala-Calderón que mueve dinero de recursos de procedencia ilícita para la compra del voto, permitiendo que “la violencia” siga, ya que la sangre del secuestro, el narcotráfico, es quien financia las campañas con “impunidad” en medio de “una corrupción” de la clase política Mexicana que parece interminable.
Pero estas notas, son solo descripciones del comportamiento del sistema financiero, de su degeneración mientras se destruye. Son características de la depravación, de Imperios como el romano, durante su decadencia, de las dádivas de “pan y circo”, para controlar a las masas como lo son “la compra del voto y la entrega de despensas”.
No son los problemas de fondo. No puede haber una solución al problema partiendo de una mera descripción empiricista del problema como lo plantea la mentalidad reaccionaria de Krauze. Los partidos del Pacto por México, están podridos, es cierto. Y en su autodestrucción moral están destruyendo a la Nación. Pero son solo tentáculos de un pulpo, que es el sistema financiero internacional quien les dicta sus alianzas y coaliciones, con tal de garantizar que el saqueo de la economía mexicana siga en marcha.
Como Perseo, no hay forma de enfrentarse a la Medusa asimilando su apariencia, sino sólo cortándole la cabeza de tajo, después de analizar la reflexión de su apariencia y para ello hay que observar el origen de los males.
Ante el hundimiento del sistema financiero trasatlántico, las élites de Wall Street y Londres tomaron la decisión de que era necesaria una fase de saqueo brutal de las materias primas mineras, petroleras y que solo la despoblación de México podía por medio de muerte y migración podía garantizar esto, de ahí, el impresionante tráfico de armas que ha inundado a México desde el gobierno de Calderón, el consorte de Margarita Zavala (la tapada de Videgaray para 2018).
Los llamados “problemas ambientales” que se perciben en México, la insuficiencia o escasez de recursos, son solo el resultado del abandono de la inversión en infraestructura física, de la destrucción de las capacidades científicas soberanas en materia nuclear, petrolera, minera, eléctrica, salud y educativas, de la clausura del modelo agro-industrial que el sistema de Bretton Woods permitió para el desarrollo mexicano. 
Hoy, la lucha por establecer un sistema internacional basado en las enseñanzas de Roosevelt, ha cambiado de polo, y su centro se estructura en los BRICS, quienes son víctimas de los medios de desinformación del Imperio trasatlántico quienes los acusan de ser “violentos, corruptos y violadores de derechos humanos”, cuál propaganda de guerra, cual guerra de baja intensidad que busca dar “golpes de Estado suaves”, como los llamó el Presidente Rafael Correa.
México, ni ningún país, pueden mantener un sistema de gobierno estable en medio de la crisis del sistema financiero aplicando las medidas del modelo del FMI. Si no se habla claro y se habla fuerte, estamos ante el verdadero peligro que amenaza la destrucción de la Nación Mexicana.
Es tiempo hoy de hablar de los grandes proyectos de inversión que están llevando a cabo los BRICS para que inspiren a la juventud mexicana, aunque los medios oficialistas reaccionarios en México se tapen los oídos con los billetes que Videgaray les da. Y las entenderas, como dicen en mi pueblo.
Un país lleno de necesidades se tiene que reconstruir, aunque las proverbiales chachalacas que impulsan hoy a Margarita Zavala como la sucesora de Peña Nieto, de las que alguien hace tiempo nos advirtió hace tiempo, no paren de trinar.